Cata de Vinos: despertando tus sentidos

Por Daniela Reyes y Andrés B. Flores

En el Ecuador existen y han existido un sin número de bebidas tradicionales que acompañan su deliciosa gastronomía; como por ejemplo el canelazo, la chicha de jora o de yuca, esta última en algunos lugares la mastican antes de fermentarla, para posteriormente compartirla con familiares e invitados. Si hablamos de vinos podríamos decir que no es parte de nuestro diario vivir, al menos no de la gran mayoría. Y cuando mencionamos “mortiño”, de inmediato se te viene a la mente “la colada morada” que es preparada con este fruto tan importante; pero ¿alguna vez pensaste encontrar este ingrediente en algo que no sea la bebida típica del día de los difuntos?. 

Aquí tienes la respuesta, el Vino de Mortiño ¡si lo puedes encontrar!. Senderos del Cóndor, es uno de los emprendimientos que se encarga de preparar este vino además de otras variedades como el Vino de Mora de Castilla o Vino de Mora Silvestre. Y que más espléndido que tener la oportunidad de degustar de estas deliciosas bebidas, mediante una Cata de Vinos. 

La vida siempre tiene sorpresas inesperadas para ti, nunca sabes cuando podrás vivir una experiencia diferente y que despierte todos tus sentidos. A nosotros se nos presentó la oportunidad de asistir a una Cata de Vinos y además de eso ser los anfitriones encargados de lograr que esa tarde sea muy agradable. Es así que con el grupo de nuestros amigos viajeros nos dispusimos a aprender acerca de los vinos utilizando tres sentidos: olfato, gusto, vista. Que emocionante fue reconocer a estas bebidas de maneras diferentes, identificando sus sabores, percibiendo a que olor se asemejan y al cerrar los ojos podías conectarte con la naturaleza, encontrarte en los páramos andinos cosechando los frutos con los que posteriormente serían elaborados los vinos. Lo que le hizo más dinámica a la tarde fue el gran desenvolvimiento del sommelier que nos brindó sus conocimientos, nos hizo probar tres vinos diferentes, pero sin lugar a dudas para nosotros el más delicioso fue el Vino de Mora de Castilla por su olor y sabor inigualables.

Gracias a la acogida de Notun Restaurante & Bar se pudo llevar a cabo esta degustación de una manera profesional pero al mismo tiempo muy dinámica y divertida; jugamos a adivinar los aromas primarios y secundarios del vino. Para unos era su primera cata, para otros no, lo interesante fue esta oportunidad de degustar, disfrutar y aprender a la vez, con todos los asistentes.  

Como equipo de Quinti Travel nos atrevemos a decir que el evento salió muy bien, cada persona pudo llevarse y aportar con algo de conocimiento en relación a la cata; que en realidad no es algo para lo que necesites cierto profesionalismo, solo se necesitan las ganas de aprender algo nuevo, además de tu olfato, vista y gusto para identificar lo que te quiere transmitir cada bebida. Anímate a disfrutar de estos eventos, si te llega una oportunidad de vivir una experiencia diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *