Experiencia sensorial Quinti, sus inicios

¡Llevo 25 años viviendo de una forma diferente!

Por circunstancias de la vida pasé a formar parte del colectivo de personas con discapacidad visual,  para lo cual tenemos que pasar por un proceso de rehabilitación básica funcional el mismo que está formado de varias áreas, una de ellas es el “orientación y movilidad” que consiste en aprender a agudizar los demás sentidos para de alguna manera complementar la pérdida de la visión logrando un equilibrio en la orientación física y espacial, a través de técnicas con guía y de forma autónoma.
Para poder difundir la inclusión social es necesario que seamos partícipes y nos involucremos en actividades que nos permitan  expandir/experimentar las fortalezas de personas con discapacidad.

¡Nace la idea!

Experiencia gastronómica

En este contexto apliqué al Programa de Becarios de Quinti Travel, operadora de turismo, al ser parte de este equipo de trabajo iniciamos compartiendo experiencias sobre turismo accesible y es así como organizamos y ejecutamos una experiencia sensorial dirigida a personas sin discapacidad visual en el  restaurante Notun de la ciudad de Quito.  Fue muy grato para mí el tener la primera reunión con Lis, Sebastián Arcos y su equipo, ya que pude compartir y transmitir técnicas básicas para poder comunicarse y atender de forma adecuada  a las  personas con discapacidad visual.  Ya con la idea establecida, la capacitación del personal realizada, tuvimos nuestra segunda reunión en donde Sebastián y su equipo nos presentaron el menú de 4 tiempos, para impresionar a nuestros comensales. 

¡Llegó el gran día!

Finalmente llegó el grandioso día, estuve muy emocionado porque era mi primer evento de experiencias sensoriales; siendo las 16:00 Lis, Anthony y Mayra me recogieron, en el camino fuimos entre risas e historias, seguimos compartiendo ideas y ultimando detalles para el evento.  Al llegar al restaurante nos esperaba Sebastián con su equipo: Andrea, Fercha, Ricardo; repasamos nuevamente las técnicas del servicio para las personas con discapacidad visual y empezamos a organizar las mesas, cuidadosamente alistaron los antifaces y los baberos. 

Con todo listo, los participantes empezaron a llegar, fueron muy puntuales;  Lis y Mayra les dieron la bienvenida, se tomó en cuenta los temas de bioseguridad, se les entregó los elementos necesarios para esta actividad y procedí a dar indicaciones básicas para la orientación; ya con  el antifaz se les guió de forma personalizada hasta su sitio en la mesa.   Nuestro chef Sebastián presentó los 4 platos y sentí mucha expectativa para saber qué alimentos nos iban a servir, es así que escuché al personal hablando de la ubicación de los cubiertos, escuché cómo servían el agua en cada copa, sentía que estaba solo, pero porsiacaso pregunté si hay alguien al frente, inmediatamente tuve respuesta y por el timbre de su voz supe que era una mujer; me sentí más tranquilo al saber que estaba con más personas para poder conversar. 

Sebastían nos dio la bienvenida y nos sirvieron la entrada que constaba de una bebida tradicional ecuatoriana, al beberla recordé  a mi madre y fue un sabor muy familiar; al conversar con los participantes fue muy interesante porque la mayoría recordó esos momentos de la infancia con sus abuelitas.  Y así fue que Sebastian cuidadosamente fue explicando los platos y sus ingredientes, con cada uno sentí experiencias diferentes.

Me gustaría seguir contándoles pero prefiero que lo disfruten y lo  experimenten personalmente.

Me siento muy contento, porque con esta experiencia los comensales empezaron a darse cuenta de lo valioso que es tener el sentido de la vista; al mismo tiempo tomaron conciencia de que sus otros sentidos no lo utilizaban al máximo, y uno de los objetivos más importantes se cumplió y este es sensibilizar y concientizar sobre la importancia de la inclusión, accesibilidad y atención al cliente y turista con discapacidad. ¡Te invito a experimentar mi mundo, redescubriendo los sentidos por medio de aromas, sabores, sonidos y texturas!

Por: José Sangoquiza
Fotos: Anthony Lozada

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *