Hornado Pastuso

Por Daniela Reyes

Los cerdos criollos no existían en Latinoamérica, fueron introducidos cerdos ibéricos traídos por Cristóbal Colón en su segundo viaje en 1493, primero llegaron a la Isla de Cuba y algunos años después se extendieron en otros lugares de Sudamérica hasta llegar a Ecuador. Hoy en día se utiliza toda su carne hasta su grasa para preparar diferentes platos, es así que nace el hornado que se consume en toda la sierra ecuatoriana desde Carchi hasta Loja.

Ecuador además de contar con innumerables atractivos turísticos que lo identifican, también posee una gastronomía que se puede apreciar en cada provincia, utiliza los productos que se dan en su zona para crear magníficos platos que son parte de nuestro patrimonio y que con su aroma nos muestran la cultura de cada rincón.

En Carchi se le da el nombre de “hornado pastuso”, ya que a los pobladores de esta provincia se les conoce como “pastusos” por el pueblo Pasto que habitó esta zona. Este plato típico ganó el tercer lugar en el Campeonato Mundial del Hornado que se realizó en Riobamba en el 2014, con su representante Narcisa Maldonado

A pesar de que el hornado es un plato típico que se disfruta en toda la sierra, cada provincia tiene su propia identidad, logrando prepararlo de diferente manera pero sin dejar de ser exquisito. El plato característico de Carchi es el hornado pastuso y se diferencia de las demás preparaciones por priorizar el sabor saladito de la carne, esto se debe a que al momento de servir no se acompaña con el encurtido de cebolla y tomate que normalmente brinda el sabor agridulce, sino que se utiliza el mismo caldo que emite el cerdo durante su cocción. 

Su preparación consiste en realizar un aliño con cebolla, ají, hierbas, ajo, comino, sal y agua, que se coloca en la lata donde irá el cerdo para posteriormente hornear por 12 horas en horno de leña sin olvidar reservar el caldillo que se genera para colocar al momento de servir. En la receta carchense se evita que la carne se dore y llegue a tomar un color blanco. Se acompaña con papa cocinada con cáscara o tortilla de papa, mote, lechuga y el caldo que se reservó anteriormente. Sin embargo, cada familia procura tener su propia presentación, por lo que algunos lo acompañan con el encurtido de cebolla y tomate pero conservando el sabor salado que caracteriza al hornado pastuso.   

Es magnífico saber que el mismo plato típico que se consume en toda la sierra pueda poseer un sinnúmero de preparaciones y presentaciones deliciosas que son parte de la identidad de cada provincia, logrando transportarnos a través de nuestro paladar.

Foto: Ministerio de Turismo del Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *