Los catzos en la tierra de Tránsito Amaguaña.

Por Maritza Nepas

¿Por qué decir los catzos en la tierra de Tránsito Amaguaña?

Porque hoy vengo a contarles de una tradición gastronómica, muy antigua,  nutritiva, deliciosa, que existe en  La Chimba; una comunidad de la parroquia Olmedo perteneciente al cantón Cayambe;  es ahí exactamente, en dónde descansan los restos mortales de la gran líder indígena que fue Transito Amaguaña.

Esta experiencia de madrugar a la recolección de los catzos es única diría yo, ya que solo una vez al año se puede realizar esta actividad y degustar estos deliciosos insectos;  esta costumbre ha ido de generación en generación  en la comunidad desde nuestros abuelitos,  padres y ahora nosotros. Con las primeras lluvias de noviembre, los catzos comienzan a aparecer en las madrugadas, salen a aparearse; para poder recolectarlos  es sumamente necesario tomar en cuenta el clima,  por ejemplo si en el día hace un sol fuerte y en la tarde llueve,  es muy probable que se los pueda encontrar en la madrugada.

Al día siguiente las personas se levantan muy temprano a las 4:30 am más o menos, comienzan a alistarse con ropa abrigada y preparan el  recipiente o funda para ir a recogerlos, con  todo listo se dirigen a sus terrenos. Alrededor de las  5:10 am aparecen los primeros catzos, volarán aproximadamente por  15 minutos. Es  ahí en dónde se los  recolecta,  en el aire, porque es más fácil atraparlos. Pasado ese tiempo los insectos vuelven  a la tierra; los pájaros ya comienzan a cantar y eso es una señal que el plazo de su vuelo ha terminado

Luego de eso las personas regresan a su casas, algunas familias pelan  las “plumas” (caparazón, alas y patas)  de los catzos ese mismo día y las botan en la calle, siendo esta una señal con la que se entiende  que esta familia ya los recolectó. En cambio existen otras personas que  los guardan en un recipiente grande con harina para que se alimenten. Al  día siguiente los pelan  y continúan con su preparación, utilizando  agua con  limón para lavarlos. Después los fríen con ajo, cebolla, sal; cuando están listos se sirve acompañado de tostado.

En fin, sentir la satisfacción  de vivir  la recolección de los catzos en pleno vuelo es única, experimentar  la emoción de que tu funda o tu recipiente se va llenando y luego poder compartir con tu familia es extraordinario;  por eso debes alguna vez en la vida ¡participar de esta recolección!

2 comentarios en “Los catzos en la tierra de Tránsito Amaguaña.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *