Semana Santa: Tradición entre cucuruchos

Por Jerry Ronquillo

Si se puede nombrar un acontecimiento que llame la atención tanto de ecuatorianos como de extranjeros, sin duda es la Semana Santa que empieza con el Domingo de Ramos, se extiende con diferentes ritos durante los siguientes 7 días como el Arrastre de Caudas, el Vía Crucis, la Procesión de Jesús del Gran Poder, hasta el Domingo de Resurrección. En el centro histórico de la ciudad de Quito, el mejor conservado de toda América latina podremos presenciar estas celebraciones muy antiguas. En blogs anteriores ya te hemos contado de la primera parte de la Semana Santa, ahora te hablaremos sobre el Vía Crucis y la Procesión de Jesús del Gran Poder

En este culto de peregrinación existen algunas tradiciones fundamentales, en las cuales los feligreses pueden expresar su pasión por la religión y sobre todo se tiene la creencia de que al realizarlas absolverán sus pecados para la redención del alma y cuerpo.

La Procesión de Jesús del Gran Poder, existen dos personajes principales de esta peregrinación, la imagen que se encuentra en el altar de la Iglesia de San Francisco, y los cucuruchos que visten una túnica, bonete en forma de cono de color morado. «Cucurucho» significa de cono, con esta vestimenta mantienen en el anonimato, a su vez, acompañan su atuendo con cadenas atadas a sus tobillos y están descalzos, ya que, de esta manera pretenden eximir sus pecados y obtener el perdón de su divinidad; otro personaje reconocido son las «Verónicas» que demuestran su devoción y arrepentimiento durante todo el recorrido por varias calles. Esta fiesta es de vital importancia que en el 2015 fue declarada Patrimonio Religioso Cultural Intangible de la ciudad.  

Vía Crucis, significa “camino de la cruz”, donde una persona representa a Jesús en los instantes previos a su crucifixión, cargando una cruz sumamente pesada, además de vestir de blanco, lleva una corona de espinas en su cabeza y puede ser azotado por las personas, demostrando así su máximo arrepentimiento por pecados cometidos, buscando así tanto la paz mental como la espiritual. Para realizar este evento se organizan en algunos barrios, junto con los moradores representan a los personajes que recorrerán 15 estaciones recreando el camino que siguió Jesús hasta su fin en la cruz.

La Semana Santa es sumamente llamativa para ecuatorianos y extranjeros que sorpresivamente observan tan alucinante peregrinación a lo largo de una calle tan emblemática llena de historias del Centro Histórico de Quito conocida como la Calle de las Siete Cruces, este es el momento del año perfecto para disfrutar de la gastronomía ecuatoriana deleitándose de una deliciosa fanesca.

Foto @mariagustika

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *